Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Cursos

Los cursos son deducibles

Los cursos son deducibles

La inversión en capacitación es una necesidad constante dentro del mundo laboral actual, las empresas más importantes dentro de la aldea global diseñan planes y líneas de carrera para sus empleados como parte de un proceso para potenciar su línea de producción.

Este tipo de organización de prestigio son conscientes que esta inversión les permitirá tener colaboradores en la vanguardia del conocimiento que se traduce en mejor rendimiento laboral.

Ahora bien, como todo proceso de inversión dentro de este tipo de organizaciones se deben considerar algunos aspectos económicos financieros que pueden condicionar el acceso de los colaboradores a las capacitaciones.

Por ello, existen cursos y capacitaciones que ofrecen a las empresas la opción a las empresas de convertir esta inversión en gastos deducibles, siempre y cuando se cumpla con requisitos establecidos por la ley. Veamos cómo es posible esto.

Qué es un gasto deducible
Qué es un gasto deducible

¿Qué es un gasto deducible?

Antes de continuar leyendo este artículo, es necesario que sepas a qué denominamos gastos deducibles dentro de una empresa.

El término hace referencia a la resta que se puede hacer sobre el ingreso bruto que se obtiene del beneficio afectados por impuestos. Solo podrán ser considerados como gastos deducibles aquellos que sean considerados como imprescindibles dentro del diseño operativo de la organización.

Por lo que para que un curso pueda ser deducible este debe ser considerado como pieza esencial para el cumplimiento de las áreas estratégicas de la empresa que tienen vinculación dentro de su línea de producción. Por tanto, las empresas deben analizar muy bien qué cursos pueden ser considerados deducibles y cuáles no, según el rubro del sistema económico productivo en la cual se desarrollen.

¿Por qué considerar las capacitaciones como un gasto deducible?

En primera instancia, debemos señalar que dentro del diseño económico y financiera de las organizaciones productivas la capacitación del personal debe ser considerada como una inversión y no un gasto.

Pues como hemos señalado en párrafos anteriores mantener a nuestros colaborados actualizados en los procesos técnicos que influyen dentro de la línea de trabajo de la empresa es un aspecto que potencia su rendimiento laboral y por ende de la empresa.

Partiendo de este principio como eje central del análisis se debe señalar que al estar atado al mejoramiento del proceso productivo de la organización los cursos permiten que la empresa contemple la activación de procesos administrativos donde encuentren beneficios fiscales por brindar estos cursos a sus trabajadores. Si la empresa puede demostrar que los cursos son actividades necesarias en el proceso productivo, podrán ser considerados como gastos indispensables y por ende serán deducibles del ISR.

En palabras llanas y sencillas, si los cursos que tomara tu personal forman parte de una planificación que está orientada al incremento de la capacidad productiva de tu empresa y todos tus trabajadores formaran parte de este plan estarás en la posibilidad de brindar cursos deducibles. Pero ojo, no todos los cursos o capacitaciones pueden serlo, es importante que estén orientadas en un plan marco en favor de la empresa.

¿Solo las empresas pueden optar a cursos deducibles?

Las personas que desarrollen de forma autónoma invierten mucho de sus beneficios en la participación en cursos y capacitaciones que le permitan potenciar su accionar dentro del rubro donde se han establecido, pero la administración tributaria no siempre considera estos cursos como posibles gastos deducibles.

Por ello, para poder convertir estos cursos como deducible solo debes colocarlo dentro de tus servicios esa rama en la que te formaras dentro del curso.

En este sentido, podrás colocar como cursos deducibles formación en idiomas, cursos de especialización, máster o posgrados, siempre y cuando estos estén vinculados con el desarrollo de la actividad donde ofrezcas el servicio.

En tal sentido, la clave para hacer estos cursos deducibles es que su resultado debe formar parte real de tu actividad y no un anhelo personal.

Los cursos deducibles más solicitados

En esta parte estarás esperando que te brindemos una amplia lista con detallada información sobres los cursos deducibles de mayor demanda dentro de contexto nacional. Si eso es así, déjame decirte que no has entendido cómo funciona esto.

Pues los cursos deducibles no son específicos de una empresa educativa o alguna entidad formadora que ofrece servicios de cursos deducibles, los cursos serán deducibles si son parte del encadenamiento productivo.

Dentro de las empresas la capacitación es un deber del patrono y, por tanto, no podemos dejar está a discrecionalidad de los empleados, ya que al tomar los cursos de actualización, mejoramiento técnico o especialización estaremos potenciando los procesos productivos de la organización sin paralizar ningún área. Por ello, se puede equiparar la capacitación con el mantenimiento preventivo de maquinaria.

Entonces si los cursos se pueden justificar como se hace con los procesos industriales de alto impacto en la productividad como lo es la parte de mantenimiento preventivo, serán entonces cursos deducibles.

Por ello, como hemos señalado anteriormente los contenidos, duración o temática de estos cursos no es exclusiva de algún sector o empresa educativa, sino que lo realmente importante es que se té útil para mejorar tu proceso productivo.

Lo importante es seguir una línea lógica
Lo importante es seguir una línea lógica

Lo importante es seguir una línea lógica

No hay secretos ni trucos, solo una planificación coherente del desarrollo productivo de tu empresa o de ti mismo, si eres autónomo, las leyes en materia tributaria contemplas los fastos deducibles como un mecanismo para estimular la actividad productiva para de este modo poder captar los tributos únicamente de la ganancia bruta.

Por ello, los cursos deducibles deben estar dentro de una línea lógica de acción empresarial.

Recuerda que no se trata de una oportunidad para cursos sobre una disciplina nueva o cumplir un sueño que de chico has tenido y puedes comenzar a cumplirlo a través de un curso, puesto que si el curso no genera un estímulo para la gestión o mejoramiento del encadenamiento productivo al que perteneces no podrás deducir ese gasto.

Ahora puedes hacer crecer tu negocio o empresa desde el conocimiento

Te hemos explicado detalladamente todo sobre los cursos deducibles y cómo puedes aprovechar este beneficio para potenciar el desarrollo de tu actividad productiva, no importa si eres un pequeño emprendedor, miembro de una pyme o responsable de una gran empresa, en todos estos casos debes potenciar el proceso de capacitación de tu personal logrando ofrecer cursos deducibles.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Permita que se muestren los anuncios de nuestro sitio

Parece que usa un bloqueador de anuncios. Sin embargo, dependemos de la publicidad para financiar nuestro sitio, y traerte GRATIS la información. Gracias por tu ayuda.